Reivindica la Ciudad

Entradas etiquetadas como “Cantina

Números de mala muerte

Fotografías por: Daniela Medina

Pocos son los noctámbulos que se atreven a pasar los límites de la parte, digamos “limpiecita” del Centro –de Donceles hasta Izazaga-; otros transitan a ciegas por el tramo entre República de Cuba y la Plaza Garibaldi, con el único fin de llegar a ésta última. Pero ¿qué hay en este espacio descuidado, obscuro y aparentemente sin vida?

Interior del tocador de damas en El 69

Primera parada: El 69

Su ubicación es perfecta para fungir como after de los enfiestados que salen del Marrakech, Viena u Oasis, ya que este antro gay está sobre Eje Central a unos metros de Cuba, es fácil de reconocer pues comparte local con un table dance (adecuadamente separados, desde luego) y su luz neón llama la atención. Las puertas abren a las 8pm y permanecen así hasta después del amanecer del día siguiente; el cóver es de $25 pesos, pero recibes una cerveza que podrás cambiar por una más fría en la barra del lugar.

La música es variada, pero entrada la madrugada, cuando se encuentra en su tope, las cumbias y salsas se encargan de poner el ambiente en la pista del centro,  además las mesas están tan juntas que es fácil cambiar de pareja de baile cada pieza o de menos encontrar amigos de ocasión con los cuales seguir la fiesta.

Segunda Parada: El 33

Restamos 36 números hasta la esquina de Eje Central y República de Perú, donde una cortina de listones multicolores avisa que hemos llegado a la “Cantinita El 33”, ya un clásico pre-Garibaldi, del que hay registros poco precisos sobre su año de creación, pero en palabras de Adrián, uno de los meseros que además es vecino del lugar, lleva por lo menos 30 años de existencia. Durante este tiempo los dueños han cambiado, pero también las ideologías, pues antes eran comunes las quejas vecinales por ver a dos hombres besándose, pero ahora “como ya está legalizado, ya no pasa tanto”, dice el trabajador.

Adentro es difícil que se filtre las luz del día (consecuentemente el “vampirazo” será peor), lo que  resalta sus manteles verde fluorescente y los foquitos navideños fuera de temporada. La rockola tiene un vasto repertorio, por lo tanto la música que se escuche será tan diversa como la concurrencia, desde éxitos pop noventeros, hasta banda, duranguense y por supuesto los clásicos de Juan Gabriel y Lupita D’Alessio.

Para algunos el ambiente puede parecer complicado, pues la frase “encuentras de todo” toma sentido cuando a cinco centímetros tuyos está sentado un bigotudo de sombrero acompañado de un dieciochoañero y al otro lado, una pareja de mujeres ya entradas en años se abrazan mientras el imitador de Paquita la del Barrio le recita un ¿Me estás oyendo inútil? a un oficinista solitario.  Asimismo este lugar no se salva del síndrome “buga en antro gay” y no faltará el joven que intente ligar a un par de mujeres solitarias diciendo “es que vengo acompañando a mi hermano”.

De acuerdo con el señor Manuel, cadenero de El 33, en los 70’s la cantina vivió su mayor esplendor, ahí se daban cita actores y actrices tras presentarse en el Teatro Blanquita, además de escritores y cineastas.  El también mesero, de cabellera completamente blanca, cuenta que hasta hace algunos años la cantina abarcaba la totalidad del terreno ahora ocupado por departamentos, pero por problemas con los propietarios del edificio, su tamaño se redujo a menos de la mitad, dejando espacio para 10 mesas en la parte de abajo y la llamada “área vip” en el segundo piso, donde además hay un cuarto obscuro, el cual don Manuel no tiene reparo en ofrecerte si llegas en pareja.

Con El 33 no hay pierde, pues una vez que llega el viernes funciona ininterrumpidamente hasta las primeras horas del día lunes, ofreciendo dos shows de variedad cada jornada, precios razonables ( $36 la caguama antes de las 5pm y $70 pasando esa hora) y la ubicación ideal para el pre o after  mariachi, todo dependerá de si quieres amanecer al aire libre o envuelto en listoncitos de colores.


Los Ríos de Cuba

Haciendo memoria, El Río de la Plata fue la primera cantina que visité en el Centro, aquellos tiempos de 2006 o 07 en que la cerveza costaba únicamente $11 y te regalaban palomitas y limones abundantes cada ronda. Con el paso de los años este sitio sigue siendo la opción para beber económico y ahora tiene dos hermanos para diversificar la experiencia. A continuación algunas especificaciones.

El Río de la Plata, el más antiguo de los tres, consta de dos niveles, el de abajo con un ambiente más de cantina con una barra donde puedes esperar a que te asignen mesa y una rockola, y la parte de arriba, llena de mesas y jóvenes entre los 18 y 25 años donde por la tarde se presenta una cantante acompañada de un teclado tocando música para bailar. Desde el segundo piso hay un balcón donde  se ve lo que pasa en la parte inferior, no sé si alguna vez ocurrió un accidente pero ahora esta área tiene protección para evitar la caída de uno, el aplastamiento del de abajo y el final de la fiesta de todos.   República de Cuba 39 esquina con Allende.

El Otro Lado del Río está a unos pasos del de la Plata sobre Allende, igualmente tiene dos niveles y sinceramente la fiesta se encuentra arriba donde puedes bailar los éxitos de Shakira o La Sonora de Margarita. En la planta baja está la rockola y como generalmente – por las noches-  el área está vacía podrás disfrutar de la música de tu elección por módicos $10 por tres canciones, claro, haciendo un esfuerzo por ignorar la salsa que se escucha arriba y con un poco de ayuda de los meseros que pueden bloquear el sonido de algunas bocinas.

El Otro Río es la sucursal más nueva y “jovial”, está sobre Cuba y desde que ves sus luces neón sabrás que el ambiente será más ruidoso. Éste tiene sólo un piso, pero no te dejes llevar por las apariencias, pues pese a que por fuera parece un lugar pequeño cuanta con gran profundidad, lo que le permite poseer una pista de baile y un escenario donde se presentan bandas de covers, ya saben los clásicos “Matador”, “La chispa adecuada” y alguna canción de ska estarán presentes. República de Cuba 45.

Como decía al principio, los precios son su mayor atractivo (no tanto como antes cuando costaban $11, pero bueno), una cerveza media cuesta $18, además hay cubetas, tarros y bolas con cerveza de barril a buen precio que tal vez te convengan más, igualmente, hay botellas, tragos preparados y botanas.

Algunos tips

  • Si vas con un grupo numeroso es mejor llegar temprano porque a partir de las 4pm ya están llenos.
  • Es muy importante llevar credencial de elector.
  • Generalmente, sobre todo en El Río de la Plata, los meseros no son los más amables y siempre te exigirán el 10% de propina, así que lleva bien tus cuentas.
  • Si no puedes pasar o si no te gusta, adelante sobre Cuba hay más establecimientos de ese tipo, como El Cenit, la Nueva Excelencia y Cuba Libre(de esos hablaremos más adelante) con el mismo promedio de precios y también bandas en vivo.

Fotografía tomada de Chilango.com