Reivindica la Ciudad

¿Cómo estuvo el Filux?

Fotografías: ProyectoDF
Filux BA

La primera edición del Festival Internacional de las Luces México se llevó a cabo en el Distrito Federal del 7 al 10 de noviembre; durante estos cuatro días las calles del Centro Histórico se vieron más iluminadas y concurridas que de costumbre, pero a todo esto ¿cómo estuvo el Filux?

Los organizadores del festival tenían la difícil tarea de cumplir y superar las expectativas que éste estuvo generando los días previos a su comienzo, sin embargo, a su inicio las opiniones se dividieron, algunos lo llamaron mediocre y desorganizado, otros más lo describían como una maravilla. Lo que es cierto, es que en cuanto a convocatoria, el Filux fue todo un éxito.

El RECORRIDO

La instalación más concurrida fue “El Origen del Mundo”, que consistía en una serie de proyecciones distorsionadas y hasta psicodélicas sobre la fachada del Palacio de Bellas Artes.

En este caso observamos que había transeúntes e incluso turistas que no tenían conocimiento del festival y se sorprendían de encontrar el edificio transformado, pero para algunos otros la iluminación no cumplió con la calidad que esperaban, aún así, tomaban la foto del recuerdo ante un Palacio que recibía  a cientos de personas, algunos incluso sentados en su explanada o invadiendo la Avenida Juárez.

Filux (6)

Hacia la Alameda Central grupos de gente se arremolinaban – más que de costumbre- alrededor de las fuentes iluminadas, creyendo quizá que se trataba de parte del evento. Más adelante estaban los “Nidos”, grandes esferas de luz que en su interior veían nacer distintos seres.

El límite del recorrido estaba justo a este extremo, con dos piezas en el Laboratorio Arte Alameda.

Filux (19)

De vuelta al centro, en la Plaza Tolsá -con la estatua del Caballito aún en reparación- ofrecía uno de los pocos centros de atención que encontramos en el camino.

Hacia la calle de Donceles, uno de sus edificios mostraba una instalación de sombrillas en cada una de sus ventanas, mientras que más adelante una serie de lámparas circulares blancas pendían frente a la antigua sede del Senado.

Filux (42)

El Callejón Héroes del 57, que separa la parte más concurrida del Centro de aquellas un poco más obscuras y solitarias, lucía como nunca: iluminada y transitada. El sitio que suele usarse como estacionamiento de los asistentes a las cantinas circundantes se llenó de jaulas metálicas colgadas de los árboles e iluminadas con lo que parecían series navideñas.

Más adelante, en el límite de República de Cuba había más bullicio de lo normal (área frecuentada con los parroquianos del Marrakech Salón, La Purísima y demás bares cercanos), los puestos de comida callejeros conocieron nuevos clientes con los ya cansados y hambrientos asistentes al Filux.

Algunos vecinos hicieron lo propio e iluminaron sus balcones con sencillos focos cubiertos con papel de color.

Filux (4)

Antes de llegar a la Plaza Garibaldi, había que hacer paso obligado por Plaza la Conchita, recientemente rehabilitada, limpia, llena de gente y sobre todo con mucha luz. Aquí una larga fila se formó para entrar a la pequeña Iglesia de la Concepción Cuepopan y ver la instalación “Candelabro”.

Como se denunció en redes sociales, los “Globos Monumentales” de cantolla que adornarían la legendaria plaza de los Mariachis y el tequila decepcionaron, pues en nuestra visita sólo se exhibía uno de estas piezas.

Filux (53)

Además de estos puntos, el Museo Mexicano del Diseño (Mumedi), el Antiguo Palacio del Arzobispado, la Plaza Santo Domingo, el Museo de la luz y la Antigua Escuela de Ingeniería albergaban distintos montajes.

Filux (50)

PROS Y CONTRAS

Tras ver la mayoría de las ofertas que el Filux trajo al Centro Histórico y revisar las reacciones de la gente en las distintas redes sociales podemos concluir que la opinión generalizada es que esta primera edición no cumplió las expectativas con las que se presentó.

Sin embargo, se rescatan varios puntos positivos, uno de ellos el que los residentes y visitantes del DF están muy interesados en los sucesos culturales. Salen a las calles, caminan, toman fotos y como en el caso del Festival de las Luces, el evento en sí no les cuesta un peso.

Filux (7)

Otro punto positivo fue que desde la Alameda Central hasta República de Guatemala se podía hacer un recorrido seguro, y vaya que el festival hizo honor a su nombre e iluminó algunos sitios que generalmente permanecen en la obscuridad.

Las obras de la comunidad, ubicadas en distintos puntos entre Donceles y cerca de la Plaza Garibaldi, fueron de las más celebradas pues se notaba un esfuerzo, disposición y creatividad para crear bonitos paisajes con poco presupuesto y uso de materiales relativamente comunes como jaulas de pájaros o coladeras de cocina.

Filux (24)

Aún con cierta desaprobación, las fotos y videos de las distintas instalaciones inundaron la red y sus cuatro días de duración el Centro estuvo a reventar, al final, nuevas opciones en la oferta cultural de la Ciudad siempre se agradecen.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s