Reivindica la Ciudad

Orgullo gay DF, entre la fiesta y la protesta

Fotografía: Paola Rodríguez

Este sábado se llevó a cabo una de las dos marchas de Orgullo gay que se planeaban hacer este año en la Ciudad de México,  ¿por qué dos? algunos dicen que por la veda electoral que prohibiría actos de proselitismo político, de realizarse el último sábado de junio como se acostumbra; otros sugieren que el verdadero motivo es que por tratarse del 30 de junio, un día antes de las elecciones, habría ley seca que imposibilitaría la tradición de marchar acompañado de una cerveza o de seguir la fiesta en algún antro. Sin embargo, otros más, aseguran que la razón de que haya dos marchas es porque el comité organizador se disolvió, dejando de un lado el carnaval de los empresarios y del otro la protesta de los activistas.

Fotografía: Paola Rodríguez

Sea como sea, en la edición 34 de la Marcha del Orgullo LGBTTTI (sí, cada vez se le añaden más letras) del sábado 2 de junio se juntaron más de 30 mil personas, según datos de la Secretaría de Seguridad Pública Capitalina.

Como desde hace algunos años (muchos, quizá) lo predominante en el recorrido del Ángel de la Independencia al Zócalo son los grandes carros alegóricos, patrocinados la mayoría por antros y bares, donde la música electrónica o pop a todo volumen retumba en las calles, donde hombres semidesnudos bailan y se restriegan los unos con los otros, desde los que se avienta propaganda para publicitar la respectiva fiesta del gay pride y en los casos más afortunados condones o folletos de orientación.

Fotografía: Paola Rodríguez

Paralelamente a los camiones y turibuses, lo más llamativo son los marchantes disfrazados, desde mariposas, sadomasoquistas, Ladies Gagas, hasta Chilindrinas y chinas poblanas, es el día en el que no importando la edad, profesión y claramente, la comodidad, los hombres cambian los tenis por zapatillas de altas plataformas, se maquillan, y un buen número, para disgusto de algunos los paseantes, se pasean semidesnudos.

Las chicas son digamos, más discretas, optan por los collares, playeras con leyendas pro gay, banderines y bigotes falsos para manifestar el orgullo de su sexualidad.

Fotografía: Paola Rodríguez

Quizá sea éste – junto con el alcohol consumido en la vía publica y el caos vehicular- el punto más criticado de la Marcha, ¿por qué andar en tanga y tacones cuando se puede estar orgulloso de la preferencia sexual con ropa común, de personas “funcionales”, de gente “normal”? ¿Por qué reafirmar estereotipos pudiendo aprovechar esta oportunidad de visibilidad para reivindicarse ante la población heterosexual? (sarcasmo eso último obvio) ¿Por qué olvidar el eje central de la marcha, o sea el exigir los mismos derechos y no ser tratados como ciudadanos de segunda, y cambiarlo por una oportunidad para exhibirse, alcoholizarse y gritar injurias a los mirones?

Contestar estas preguntas tomaría mucho tiempo y probablemente jamás se llegaría a una conclusión incluyente que les dé respuesta. Sin embargo, una teoría podría ser que la mayoría de los asistentes rondan entre los 18 a los 35 años, por lo que se puede asegurar que ninguno de ellos fue iniciador del movimiento, ninguno de ellos cerró calles principales del DF implicando un verdadero logro ante algo mucho peor que miradas de desaprobación y fotografías morbosas.

Fotografía: Paola Rodríguez

Y es probable también, que varios de los más jóvenes no hayan sufrido alguna vez un acto de homofobia, como aquellos mayores de 40 o 50 años, quizá es por eso que la marcha se desvirtúa, pierde en gran parte su lado político y de protesta conforme pasan los años, confundiéndose con lo que llaman más bien un carnaval o un desfile, lejos de una manifestación.

Enrique Torre Molina (@etorremolina) escribe en su colaboración en Chilango.com:

Una persona en Twitter me decía que los gays deberíamos dar “ejemplo de una conducta digna y respetuosa” antes de exigir un trato igualitario y digno. Y no. Un día de bacanal no justifica desigualdad o discriminación. Poner la vara del civismo en un lugar más alto para los gays también es discriminación. Es como decir que los bugas que celebran en el Ángel el triunfo de sus equipos de futbol, también con alcohol y gritos, no merecen un trato igualitario y digno. Echar desmadre, emborracharse en público o salir a la calle con poca ropa tal vez no sea la imagen que muchos LGBTs quieran que los demás tengan de su comunidad. Tal vez no sea lo que muchos papás quieran que sus hijos vean. Pero tampoco son razones para discriminar o retener derechos de nadie. Derechos que (no puedo creer que tengamos que repetirlo) no son negociables.

Fotografía de @AntonioMarvel

Lo anterior no significa que las exigencias y las peticiones queden fuera, incluso, ésta fue seguramente una de la marchas más politizadas por el contexto social en el que se desarrolló. El movimiento “#Yosoy132” estaba presente, también pancartas de “Soy puto pero no pendejo” se dejaron ver, además de otras que aseguraban que ser gay y votar por el PRI es contradictorio. “Televisa, ¡sal del clóset!; TV Azteca, ¡sal del clóset!” se escuchaba,  “No queremos un homofóbico para México. No más casos Agustín Estrada. No a EPN” se leía en un cartel de más de un metro cuadrado.

Fotografía: Paola Rodríguez

La segunda marcha bajo el lema “En un estado laico cabemos todas y todos” (el de la del 2 de junio fue “¡Educación formal de la sexualidad ya!”) se espera sea muy diferente, el comité aclara que ellos no fueron los que desfilaron el sábado pasado y será cuestión de esperar a ver cuánta gente convoca y la manera en la que se lleva a cabo.

Al final, las marchas son solamente una oportunidad más para que los miembros de la comunidad gay -que se sientan identificados y cómodos con la causa- salgan a las calles, ya sea a exigir y reclamar o a festejar y “jotear” como ningún otro día. Además, en esta ciudad (y país) llena de caos, un poco de música a todo volumen y miles de personas celebrando con orgullo lo que son, nunca debería caer mal.

Fotografía: Paola Rodríguez

Fotografía: Paola Rodríguez

“Amy Winehouse” Fotografía: Paola Rodríguez

Fotografía: Chilango.com

Fotografía: Chilango.com

Fotografía: Chilango.com

Fotografía: Chilango.com

Fotografía: Chilango.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s